DIA 4 Y 5. BOHOL (PANGLAO)

En taxi llegamos a Panglao, a más menos una hora desde dónde estábamos en Bohol. Panglao es una gran isla que se encuentra conectada a Bohol por un puente. Es famosa por su animada playa Alona Beach, y desde donde se puede acceder a muchos island hopings. También hacer submarinismo e ir a Balicasag, un santuario marino precioso.

A 80ºC a la sombra llegamos a nuestro hotel Chillout Guesthouse. Las cabañitas y la zona común son muy monas, está a 20 minutos andando de Alona Beach, que no parece mucho, pero con ese calor se hace muy laaargo.

Alona Beach no es que sea la mejor playa ni mucho menos. De hecho nosotros la encontramos con el agua revuelta. Es muy turística, sobre todo turismo asiático. A lo largo de su orilla puedes encontrar infinidad de restaurantes, y de centros de buceo. A nosotros nos recomendaron PIRATAS, regentado por españoles.

Íbamos dispuestos a hacer alguna inmersión, pero sin título no podemos hacer en Balicasag dado que es una reserva marina. Lo mismo nos va a ocurrir en otros lugares de Filipinas. Snorkel no hay problema, pero buceo sin tener el PADI no puedes hacer, puedes hacer el bautismo.

No obstante, uno de los cientos de vendedores de tours que había en la playa, al que le contratamos la excursión de la que te hablaré ahora, nos intentó vender una inmersión “ilegal”. Nosotros por supuesto no aceptamos. Aunque nos lo pensamos finalmente fuimos razonables por una vez en la vida.

Contratamos el tour a un hombrecito, James, que vendía diferentes excursiones. Nosotros cogimos el de Balicasag y Virgin island  por 17€/pers (si nos hubieran contado la liada que íbamos a tener a la vuelta…).

Alona Beach

Alona Beach

Al día siguiente vamos a Alona Beach, vemos a James y éste nos lleva en coche a otra playa donde partimos en nuestra bangka.

BALICASAG

A unos 45 minutos de Alona beach se encuentra este santuario marino.  Nada más llegar los ojos se me abren como platos al ver esa agua turquesa. Madruga si no quieres juntarte con cientos de barquitas intentando no chocarse entre sí.

Primero visitamos la zona de tortugas, y después la de los peces, con un arrecife justo al lado.

Bucear con tortugas es de las cosas más relajantes que he hecho. Te transmiten esa paz con la lentitud sin prisas de moverse volando a cámara lenta por el agua. Son preciosas. Una experiencia única (esa paz se ve interrumpida cuando una barquita te da en la cabeza o un grupo de turistas te adelantan hasta por encima para ver también al animalito).

OJO! No toques a las tortugas, ni a ningún animal. En algunos animales esto puede causarles verdaderos problemas.

Balicasag

La zona de los peces es más tranquila. Infinidad de peces de colores nadan por todos lados. Aunque reconozco que de esta zona me impresiona más el arrecife, el cortado con una profundidad en la que pierdes la vista. Es como estar volando sobre un cañón, pero de color azul.

La comida no está incluida y las aletas tampoco. Éstas últimas, como en el resto de Filipinas, cuesta alquilarlas sobre 1 euro.

Más tortugas (vale, ya paro de poner fotos de tortugas, pero son taaan bonitas)

Más tortugas (vale, ya paro de poner fotos de tortugas, pero son taaan bonitas)

VIRGIN ISLAND

Ansiosa quiero llegar a la lengua de arena. Tan famosas en Filipinas y de las que tanto he visto fotos idílicas. Lo que me encuentro es un trozo de arena, sí, digno de ver y de experimentar, dado que es una islita sólo de arena en medio del mar. Pero me decepciona. Lleno de puestecitos, de bangkas, gente y algo de basura.

Tal vez yo no supe valorarlas, pero las islitas diminutas me decepcionaron. Están bien para estar un rato, y es muy chulo estar en un trozo de arena en medio del transparente agua. Pero no son la mejor opción para bañarte y pasar el rato al sol tumbada en la orilla. Son de paso, hacerte unas fotos, ver el horizonte y au. Y si hace viento aún más de paso. En una de ellas comimos tanta arena que creíamos que no iba a quedar isla cuando nos fuéramos.

No creo que merezca la pena ir a esta isla, al menos en hora punta y temporada alta (como muchos lugares), pero pilla más o menos de paso a la vuelta de Balicasag y va incluido en la excursión. No estuvimos más de veinte minutos en ella. Una pena no poder aprovechar lo que seguro que es bellísimo sin tantas personas (incluida yo) allí.

Y a continuación… SITUACIÓN TENSA EN ALONA BEACH (tchán tchán)

A la vuelta nos dejan de nuevo en la alejada playa donde nos habían recogido. Nosotros esperamos que nos incluya el transporte a Alona Beach desde donde habíamos contratado la excursión. Pues no está incluido.

Nos negamos a pagar hasta que nos confirmen que nos devolverán a Alona Beach. Sí, tal vez fuera cabezonería, tal vez fuera orgullo. Pero me sentía estafada, y aunque el transporte fuera barato me negaba a pagarlo. Ahí empezó la discusión.

La situación se tornó tensa, nos vimos rodeados de vecinos de la zona interesados en qué estaba pasando.

Pero al final lo logramos. Conversando se entiende la gente, y nos pagaron un tuk tuk hasta Alona Beach.

En estas situaciones tienes que saber cuándo parar. Yo estaba llegando a ese punto, pero en ese momento el hombre (que en un principio me vino gritando) cedió, y casi con una sonrisa. Mí no entender.

El idioma es un impedimento, pero a veces se hacen los tontos por si los turistas caemos. En muchas ocasiones lo dejas pasar porque bien es cierto que a menudo el precio no supone nada para el turista que lo paga, y mucho para la persona de allí. Pero no creo que les estemos haciendo ningún favor. Los precios son los que son, y si se quiere conseguir más dinero no hace falta timar. Y nosotros pagándolo fomentamos 1) un incremento del precio (que a los locales acaba afectando) 2) esas prácticas de timo que conllevan a situaciones desagradables.

Nuestro siguiente destino llegó por una mezcla de inclemencias del mal tiempo que estaba afectando a la isla de Palawan, el buen clima que se esperaba este lugar y por lo maravillosamente bonito que lo describían. Cogimos el vuelo al paraíso. Siargao.

Una respuesta a “DIA 4 Y 5. BOHOL (PANGLAO)”

Deja un comentario