FURGONETEAR

Desde que tengo uso de razón recuerdo viajar con mis padres a un camping o con furgoneta. Esos viajes en contacto con la naturaleza, con sólo un bañador como vestimenta durante varias semanas fue de lo mejor de mi infancia.

Dormir con el mar de fondo, un río a unos metros, o el simple sonido de los grillos hace que desconecte de la cotidianidad que no llevo tan bien.

Por eso viajar con mi furgoneta la Furgoireneta (tum tum pissssh) hace que lleve mucho mejor la vida, hasta la llegada mi siguiente viaje.

¿Qué quieres que te muestre?

¿Quieres camperizar tu furgoneta?