ITALIA 2018. LIVORNO en tres días

Aunque a todos nos suena la ciudad de Livorno, no es uno de los destinos más elegidos por los que deciden visitar Italia. Es cierto que la ciudad no ofrece más que otros lugares de Italia, pero si te pilla de paso  (y más si vienes en barco dado que es uno de los puertos más importantes del país ) no dudes en pasar uno o dos días.


Me costó encontrar qué visitar en Livorno dado que la mayoría de información te dice de visitar los alrededores como Pisa. Si hubiera tenido más tiempo lo hubiera hecho aunque estuve hace años. Pero como no era mi caso dado que fui por trabajo, me dediqué a recorrer esta ciudad con los consejos de mis compañeros italianos.

Tras salir de trabajar me calzaba las zapatillas y la mochila… y a patear.

Como he dicho en un día puedes ver lo más destacado de la ciudad. Yo paseé por muchas calles, pero recomiendo la siguiente ruta si tienes poco tiempo para ver lo más destacado.

Pone 56 minutos, pero os aseguro que son más.

A parte de otras cosas pude ver lo siguiente:
QUATTRO MORI: una estatua que representa a Fernando I con cuatro esculturas de bronce en los pies y que conmemora la victoria del primero contra el Imperio Otomano.

FORTEZZA VECCHIA: castillo de 1534 en un fuerte medieval situado en el muelle de la ciudad.

FORTEZZA NUOVA: su primera piedra data de 1590. Más compleja que la vieja para una mayor seguridad. Fue bombardeada en La II Guerra Mundial y ahora su interior alberga un gran parque. A mí personalmente no me pareció gran cosa el parque, un poco dejado. mi compañera me dijo que por la noche intentara evitar entrar por el tipo de gente que había a esas horas.

PIAZZA DELA REPUBLICA: una gran plaza junto a la Fortezza Nuova y al final de la Via Grande. Dos estatuas Fernando II y su hijo Leopoldo II se sitúan en los extremos. Por debajo discurre el canal que puedes seguir hasta el mar.

La gaviota de la cabeza no es parte de la estatua.

CANAL DE LIVORNO: le llama la pequeña Venecia porque esta ciudad tiene varios canales. Es una de las cosas que más me gustó de esta ciudad, pasear bordeándolo.

TERRAZA MASCAGNI: terraza al borde del mar con una gran extensión y terracitas para tomarse una cerveza viendo la puesta de sol.

VIA GRANDE: calle comercial que conecta el puerto con la Plaza Grande

PLAZA GRANDE: plaza donde se sitúa el Duomo o Catedral de San Francesco.

En un principio no me llamó nada la atención, pero conforme fui recorriendo sus calles y abriendo los ojos a los detalles en lugar de querer probar todas las pizzas y helados, me di cuenta de que aún siendo una ciudad moderna conserva lugares históricos con esencia italiana.

La comida me pareció  muy buena, parecida a la española claro, pero con un añadido (al menos para mí) y es que venden pizza cada dos metros! Mi paraíso.


Yo no comí en ningún restaurante, soy feliz comprando algo típico para llevar y comérmelo en alguna plaza o paseo tranquilamente. Pero me recomendaron mucho La Barrocciaia que está pasando la Piazza Grande, y fui a probar, pero estaba cerrado el primer día. Así que descubrí el lugar donde compré la cena el resto de días en una mini pizzería de una familia, cuyo padre que estaba ya para jubilar cocinaba.

Ahí cené pizza, focaccia y torta de Cece (famosa torta de Livorno hecha de harina y garbanzos), por unos 4 euros me alimentaba. Barato y cocinado como en casa. Ojo, las cervezas que me tomé no bajaban de los 3 euros, tal vez no supe elegir bien los sitios.

No sé si algún día tendré la oportunidad de volver, pero si es así me encontraré como en casa.

Chao Livorno y grazie!

Cuando arrivi a casa, Nescafé capuchino, delicioso…

Deja un comentario